LO DE COLOMBIA, CHILE, PERU Y EL COVID ES CULPA DEL COMUNISMO, EXPLICACION TALLA UNICA, "MADE IN USA", PARA TONTOS (Eligio Damas)

Lo de Colombia, Chile, Perú y el Covid es culpa del comunismo, explicación talla única, “Made in Usa”, para tontos Eligio Damas El mundo está convulsionado y lo está por lo que lo ha estado siempre, las injusticias sociales, las insistentes intenciones de los poderosos, dueños del capital y de las armas; es decir por los efectos de las cíclicas, ahora más frecuentes, crisis del modelo y, en algunos casos, por el fanatismo, pese este, la mayor de las veces, es un simple ingrediente y hasta disfraz de lo anterior. Pero también en una era, donde el liderazgo mundial que EEUU alcanzó, desde los tiempos de la post guerra, se desplaza hacia los lados de China. Ahorita mismo, el gobierno de Netanyahu, quien pareciera confirmar las viejas teorías lombrosianas, porque no sólo tiene cara de malo, sino que lo es de sobra, ha estado bombardeando al indefenso pueblo de Gaza, lo que suele hacer con frecuencia como para divertirse. Desde hace un poco más de un año para acá, a lo habitual, se ha incorporado el Covid con todos sus efectos sobre el cuerpo humano y sus consecuencias sobre la sociedad toda. A esta ha dejado desnuda y hasta profundizado las diferencias e inconformidades. Tanto que, no es aventurado afirmar que la pandemia ha intensificado las contradicciones del modelo imperante a nivel mundial y dinamizado las formas de expresión de las mismas. Pero la vacuna también se pudiera convertir en un gran negocio, donde factores del capital, que se mueven de un sitio a otro, como las golondrinas y jugando la candelita, pudieran estar haciendo grandes negocios. En esta confusión, los poderosos, quienes disponen de los mecanismos pertinentes se valen de todos los medios para difundir mensajes y hasta “interpretaciones acabadas” de la realidad de acuerdo a su conveniencia. El primer mensaje fue aquel de llamar al Covid, “virus chino”, fundamentado en la idea que este apareció por primera vez en el gran país asiático, asunto que ha sido rebatido. Hace horas, Biden, como para mandar un mensaje que anda en algo trascendente y encontrar un motivo que levante el ánimo y exalte el decaído entusiasmo estadounidense y hasta repotencie el ultranacionalismo como cuando aquello del 11 de septiembre, ha ordenado a las agencias de inteligencia que, en 90 días, despejen las dudas acerca del origen del Covid, de las cuales dos ya han hablado del origen natural del virus y un tercero de surgido de un laboratorio y este sería de China. Hipótesis esta última que les convendría imponer como la verdadera para lograr sus fines, como pasar de víctimas y agredidos, por el temor que China les infunde, no por lo militar, sino por la tendencia a sobreponerse ante EEUU como potencia económica, pese produzcan una versión de tontos. https://www.aporrea.org/internacionales/n365121.html Es decir, China según la primera versión, intentaría apoderarse del mundo o más realistamente ponerse al frente del liderazgo mundial, con una maliciosa trampa, cuando lo ha venido haciendo sin esas calamidades, en base a un plan económico, diplomático y modelo que les ha funcionado. Dichos mensajes tontos, en apariencia, pero como se dice en el lenguaje coloquial, con demasiado piquete, lanzados por gente dispuesta para eso, es ese su trabajo, son repetidos con velocidad y abundancia por quienes nada de tonto tienen, pero también por muchos que sí lo son. Unos cobran por hacer eso, es su trabajo; otros sueñan de alguna manera cobrar algo por eso, estos serían los no tontos. Y otros se encargan de esa tarea, sólo porque son tontos, se creen esas pendejadas, las asumen como verdades y las incorporan a su arsenal para la “convivencia” diaria. Apenas les llega una simpleza de esas a su móvil, sin mediar ni un segundo, la reenvían y hasta le agregan sus “agudos” comentarios. Los no tontos se encargan que los tontos pongan empeño en la tarea como cosa de honor, como quien lucha por la verdad y la supervivencia humana. Con motivo de las persistentes y abundantes manifestaciones que se dan en distintas ciudades de Colombia, los nada tontos, tratando de “elaborar una verdad” que salve la responsabilidad del gobierno de ese país, del capital internacional, al narcotráfico y sus agentes, están atribuyendo todo aquello a Gustavo Petro, al gobierno de Maduro y a un fantasma, el comunismo. Quien nada de tonto tiene observa que, en Ecuador, la gente de Lenin Moreno, intentó explicar las manifestaciones de allá, más o menos con el mismo libreto o guion. La gente de Maduro, porque a Cuba de eso la han sacado, salvo cuando intentan explicar el fenómeno venezolano, donde casi se llega a decir que hasta los policías son cubanos, fue quien promovió allá aquellas inmensas manifestaciones que hicieron retroceder al gobierno de Lenin Moreno en sus acuerdos con el FMI. Entonces, hasta los indígenas y militantes del Pachakutit, esos que terminaron dándole el triunfo electoral a Guillermo Lasso, fueron movilizados por Maduro y los comunistas. Y, justamente en un momento cuando este tenía “las castañas en el fuego” y el trasero en dos manos. Y mientras aquí Maduro tiene a los comunistas como sus primeros enemigos, “agentes del imperialismo”, les llama, los nada tontos, a los muy pocos que hay allá, les pusieron de aliados en las calles de Ecuador y en plan de líderes, cuando en verdad se pusieron detrás de la cola después de salir de la modorra. Pero los no tontos, no les explican, porque nunca lo hacen, a los tontos de capirote, por qué Yakù Pérez y su Pachakutip, en lugar de apoyar al candidato de Correa, el que gustaba y convenía a Maduro, lo hizo por Guillermo Lasso, el de la derecha y EEUU. Los acontecimientos de Chile, que removieron la sociedad toda y casi se han llevado al gobierno de Piñera y su partido y con este a la derecha, por delante, tanto que la convirtieron en una triste minoría en la constituyente, fueron también explicados por el oficialismo con la misma cartilla. Y los no tontos y los sí tontos, que pese pertenecen a grupos diferenciados, se dieron a explicar eso de la misma manera tonta. De donde los no tontos, abusando de las tonterías de los tontos, se exceden y sin quererlo, pues eso no está definido en sus planes, terminan convirtiendo a Maduro en una figura y un poder, con un nivel de liderazgo tal, que pudo hasta ser el mentor de los “Chalecos amarillos”. Menos mal que Michel Macron no es tonto para caer en ese lazo y decir esas pendejadas. Pero, además, los no tontos, venden de paso la idea que el mundo está a punto de caer en manos del comunismo, aquel de la “cortina de hierro”, proyecto del cual Maduro, Petro, chalecos amarillos y todos aquellos que protestan contra el hambre y la explotación son agentes. Al FMI y la rapacidad de los capitales que explotan a la humanidad, Netanyahu que se divierte lanzando bombas sin importarle dónde exploten, los sacan de ese paquete y hasta “patuque” y les venden como a Jesús y sus seguidores. Pero, como dijimos arriba, los no tontos, si ponen a los tontos a repetir un disparate, una tontería, una versión al revés de la historia de Colombia, como que Gustavo Petro, quien hace un arrume de años, cuando muy joven fue guerrillero, pero ocultan que posteriormente ha sido senador y hasta alcalde de Bogotá, es agente de las FARC, pero ni siquiera de la legalizada, la que está en el congreso, sino la que volvió a la guerra, la del recientemente muerto Jesús Santrich e Iván Márquez. Es decir, Gustavo Petro, no es el exsenador y creo que ahora también lo es y exalcalde de Bogotá, electo con una votación elevadísima y candidato presidencial con una aceptación enorme, sino que sigue siendo guerrillero y hasta narcotraficante. No es Uribe y su pandilla quienes tienen un historial y muchos vínculos con eso, tanto que la DEA a aquél le tiene en una lista con el Nº 82, sino Petro. Y los no tontos ponen a rodar eso, porque les interesa por sus partidos y negocios y los tontos, que eso se lo creen, se ocupan de repetirlo. Pero la tontería llega a un nivel mayor, cuando los tontos, manipulados por los nada tontos, venden la idea que Gustavo Petro es un agente o aliado de Maduro. Otra vez, caen en la tontería de elevar a Maduro al rango de líder continental y ocultar la verdad, que Petro, desde hace años, viene ocupándose de poner de bulto sus diferencias con el presidente de Venezuela. Si alguien ha sido crítico frente a Maduro es ese dirigente colombiano que ahora se perfila como candidato presidencial. Y aquí está la causa y la trampa para entrampar a los tontos. Gustavo Petro hoy se exhibe como un candidato con posibilidades reales de poner fin al bamboleo eterno del poder presidencial colombiano entre liberales y conservadores y últimamente por lo que lo que decida Uribe. Y pese todo el mundo sabe, hasta los gringos y la DEA, que de Colombia sale el 60 % de la droga que se produce en el mundo, con la complicidad de sus gobiernos, los nada tontos se encargan de vender la idea contraria que el “narco” no es Uribe, sino Gustavo Petro. De la misma manera, que la droga no sale de Colombia sino de Venezuela, con la anuencia de su gobierno, cuando la realidad es que ella se produce en Colombia y sale predominantemente por la costa del Pacífico. Y aquella infame mentira, lanzada por los no tontos, los tontos la repiten sin darse cuenta que se pegan a ellos mismos. Pero hay otra versión de esa película. Como que, en Venezuela, los nada tontos, se encargan de difundir la idea que todo el malestar nuestro, solamente tiene una explicación y ella es el bloqueo y sabotaje imperialista. Eso dicen y tienen a su servicio incondicional una larga fila de tontos que, de buena fe, ese catecismo repite. Como que hasta los corruptos consumados, figuras importantes y estimadas en el gobierno, terminan siendo, al no poder seguir siendo encubiertos, infiltrados del imperialismo Tanto que, quien en Venezuela se manifieste de alguna manera en favor del salario, como lo hacen las multitudes que han luchado estos meses en las calles de Chile, Ecuador y ahora en Colombia, es un agente del imperialismo y la CIA, porque lo que busca es que esos poderes se instalen en Venezuela. Tanto que, para Maduro y su gente, quienes en eso se pongan son “izquierdistas trasnochados”, una sutil manera de llamarles también agentes del comunismo ortodoxo, el del pasado. De manera que, si queremos ser antiimperialistas, nacionalistas y hasta revolucionarios, debemos hacer un acto de fe y renunciar hasta al comer; lo que sí no debe hacer la dirigencia que, al contrario, debe comer bastante y disponer de todo, hasta lo que no haga falta, para tener la fuerza necesaria para “enfrentar” a un enemigo que, a ciencia cierta, no sabe cuál es. Y los tontos repiten esta tontería, aquella y aquellas que elaboran los no tontos, tanto y tantos que, pudiéramos estar en el mundo de los tontos, por lo que sin que nos demos cuenta, nos meten “medio palo”, por tontos. Reply Reply All Forward

Comentarios

Entradas populares de este blog

ROGER REDONDO GONZALEZ . EX/JEFE DE INTELIGENCIA DEL SEGUNDO FRENTE DEL ESCAMBRAY EN LA LUCHA CONTRA BATISTA

NOTA DE DOLOR

TRANSFERENCIA MONETARIA A CUBA