ASI SOMOS LOS HUMANOS

ASI SOMOS LOS HUMANOS

Según los científicos, nosotros, los Homo Sapien, somos los únicos sobrevivientes de varias razas o especies humanas que una vez existieron en este mundo, a menos que aparezca un “Big Foot” vivo en algún lugar del Planeta. También coinciden los científicos en que los Homo Sapien  (nosotros)  se originaron en Africa, es decir, todos los humanos tenemos un ancestro común y es un africano de piel oscura que era el color original de los Homo Sapien . Después, algunos nos hemos ido destiñendo buscando la vitamina D, esencial para una vida saludable y proporcionada por los rayos solares.  En Europa y Asia, según estudios genéticos, grupos de Homo Sapien convivieron y se mezclaron con  otros seres humanos ya extintos como los Neandertales y Denisovos. Parece que los humanos de esas épocas tenían menos prejuicios que los humanos modernos.

Nuestros antepasados vivían en grupos como nuestros primos, los chimpancés y los bonobos. Esto les garantizaba mayor protección ante posibles ataques de feroces animales, a cazar animales comestibles y a realizar otras labores  donde era necesaria la participación grupal. Como había zonas donde la posibilidad de sobrevivir eran mayores, también  eran tozudamente territoriales. Esto provocaba que hubiera confrontaciones periódicas entre los distintos grupos humanos. Las peleas eran brutales. Los vencedores esclavizaban a los sobrevivientes, violaban a sus mujeres y eliminaban a los más viejos o débiles que no aportaran ninguna utilidad al grupo. También eliminaban a aquellos que  pudieran ser un peligro para la estabilidad del grupo. De lo anterior surge el temor y la desconfianza hacia todo aquel que no pertenezca al grupo del cual se es parte.

Para consolidar al grupo y hacerlo eficaz era necesario organizarse y no existe organización sin un líder. El líder casi siempre era el más fuerte o el mejor guerrero,  o quizás un hijo del líder anterior, o, en ocasiones,  el mejor manipulador. El líder se rodeaba de familiares,  sus más fieles guerreros, el curandero, por si acaso, y algún que otro suertudo. Todos estos que rodeaban al líder eran los más favorecidos y los que disfrutaban  de los privilegios que el líder proveía,  El resto del grupo vivía en situaciones más precarias, siendo los esclavos víctimas de los mayores abusos y humillaciones. De esta situación surge una jerarquía vertical donde los humanos valen de acuerdo a su situación social dentro del grupo. Es una vergüenza que hasta nuestros días, el mismo modelo persista, quizás sin la crudeza de esos tiempos pero con la misma malignidad intrínseca de dicha cultura.

No hay razas inferiores o superiores. Somos una misma raza: Homo Sapien.  Han existido diferentes culturas que en un momento histórico han sobresalido entre otras culturas. Según datos históricos, fueron los sumerios quienes primero lograron un tipo de escritura que les permitió dejar para la posteridad  algunos relatos de sus vivencias. Con ello empieza la Historia. Lo anterior es Prehistoria. ¿Fueron los sumerios una raza superior? Sus antepasados son los mismos que los otros grupos humanos que ya existían regados por el mundo antiguo. Sabemos que después surgieron culturas más avanzadas que no descendían de los sumerios. Si nos guiamos por la historia de la humanidad notamos que en diferentes períodos de esta historia han surgido pueblos que han alcanzado la cima del poder y el conocimiento para después, en otro período histórico, desaparecer o disminuir considerablemente ese poder o esa fuente del conocimiento.

Yo tengo la opinión, lo cual he escrito anteriormente, que el progreso de las civilizaciones no es  producto de tales pueblos o naciones sino de individuos que viven en esos pueblos o naciones y conocemos los nombres de casi todos ellos. Hay ocasiones en que un pueblo determinado durante épocas determinadas aporta una cantidad inusual de estos individuos. En la edad antigua tenemos el ejemplo de Grecia. Conocemos los nombres de casi todos los griegos que hicieron ese enorme aporte cultural-científico que pudo propagarse al mundo exterior gracias a la genialidad militar de un conquistador. Los que hacen descubrimientos científicos, los que inventan nuevos y avanzados productos, los que se han arriesgado a descubrir nuevas tierras, los grandes líderes que han sabido guiar a sus pueblos a tiempos de prosperidad y grandeza han sido individuos no pueblos o naciones. Y estos individuos pueden nacer o residir en cualquier parte del mundo, y puede la piel de ellos ser del color que sus antepasados obtuvieron al adaptarse al medio ambiente donde decidieron establecerse. El vecino de Einstein dice: ¡somos unos genios! .No, Vecino, el genio es Einstein no tú. El ser su vecino no hace de ti un genio.

Llegamos a la conclusión que aunque no haya razas superiores si  hay individuos que tienen la inteligencia  o el talento, además de la persistencia en lograr objetivos, que no todos poseemos. Pero no tan solo con creadores avanza una sociedad,  es necesario que todos contribuyamos al desarrollo integral de cualquier sociedad  y es aquí donde surge la necesidad del líder y se demuestra su importancia. El líder debe tener la capacidad de coordinar todas las creaciones individuales e integrarlas con el hacer del pueblo de tal manera que todos los aportes individuales cumplan  su cometido. Desde que fuimos creados todo depende del líder. Somos así. Pon atención y cerciórate si tu líder cumple con estos parámetros.

RAUL SORONDO



Comentarios

Entradas populares de este blog

CORTESIA DE" EL FINANCIERO" PABLO HIRIART

MI COMENTARIO DE HOY (Felix Sautie Mederos)

ROGER REDONDO GONZALEZ . EX/JEFE DE INTELIGENCIA DEL SEGUNDO FRENTE DEL ESCAMBRAY EN LA LUCHA CONTRA BATISTA